Enganche con bola desmontable vertical min

¿Es legal llevar la bola de enganche en el vehículo sin remolque?

La falta de espacio en el vehículo es uno de los motivos más comunes por los que los conductores deciden montar una bola de enganche.

Entre sus principales usos se encuentra la instalación de un remolque, como un portaequipajes, que te permita ampliar el espacio de almacenamiento en el vehículo. Esto es especialmente útil cuando viajas o haces alguna excursión.

Aunque aporta muchas ventajas, muchos usuarios solo utilizan este dispositivo de forma ocasional, de forma que no necesitan la bola instalada constantemente.

Las bolas de enganche están preparadas para soportar mucho peso, por lo que son muy resistentes. Así pues, si la bola se encuentra instalada en el vehículo sin ningún remolque, un choque con otro vehículo podría causarle daños en el frontal del mismo.

Por este motivo, muchos conductores se preguntan si es legal llevar la bola de enganche instalada en el vehículo si no se va a utilizar.

Aunque hay cierto debate sobre su legalidad, lo cierto es que las bolas de enganche son totalmente legales, tanto si llevan un remolque instalado o no. El código de circulación no obliga a desmontar la bola cuando no se esté utilizando.

No obstante, las bolas de enganches si deben cumplir algunos requisitos para poder ser utilizadas en el vehículo. En primer lugar, la bola de remolque debe permitir la correcta visualización de la matrícula del vehículo, de forma que sea posible su lectura e identificación. Si no es posible, tendrá que ser desmontada.

El segundo aspecto a tener en cuenta tiene que ver con su homologación. Todas las bolas de enganche deben estar homologadas por la Unión Europea y contar con todos los permisos para su uso e instalación, sin importar si la bola es fija o desmontable.

La instalación de la bola de enganche es considerada como una reforma importante del vehículo, de forma que es necesario disponer de tres documentos:

  • Certificado de homologación de la bola de enganche: este certificado depende de la antigüedad del vehículo y puede ser del tipo RI o CE.
  • Certificado emitido por el taller que ha realizado la instalación: es importante asegurarse de que el taller está autorizado para llevar a cabo este tipo de instalación y cumple con todos los requisitos legales.
  • Informe de conformidad emitido por el concesionario del vehículo, el fabricante del remolque o una oficina técnica autorizada.

Tras la instalación de la bola en el taller, el vehículo debe superar la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) en un plazo de 10 días desde su instalación. De esta forma, la homologación quedará completada y la reforma del vehículo quedará registrada en la ficha técnica.

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito de compra
Ir arriba