consejos acampada al aire libre

Acampada al aire libre, consejos

La acampada al aire libre es una divertida opción de pasar la noche, además de gratuita, cuando se viaja en bicicleta, se va en moto o se practica senderismo en la montaña.

Cargar con la tienda de campaña y dormir bajo las estrellas, al aire libre, sin nadie alrededor escuchando los sonidos de la propia naturaleza, es una de las cosas más bonitas que a todo senderista o cicloturista gusta hacer de vez cuando.

En muchas ocasiones uno opta por acudir a un albergue, camping u hotel; pero no es nada comparable a la sensación de bienestar que provoca este deporte de dormir o acampar al aire libre.

Dormir al raso a la intemperie sin tienda de campaña con un saco de dormir y una esterilla aislante de suelo (vivac) o acampar al aire libre con tienda, puede ser una forma genial de pasar la noche rodeados de naturaleza, una de las mejores experiencias que acompañan un viaje en bicicleta de varios días.

Ha de tenerse en cuenta que hacer acampada al aire libre no siempre es legal, de hecho, en nuestro país España, es prácticamente ilegal en una gran mayoría de territorios. Hay algunas comunidades más tolerantes que otras con respecto a la acampada libre como Aragón, Baleares, Canarias, Castilla La Mancha o Murcia, sobre todo cuando se trata de acampada itinerante de alta montaña.

Para que uno no sea multado a la hora de hace acampada libre ha de tenerse en cuenta una serie de consejos:

  • Una sola tienda de campaña
  • Acampar a última hora del día y desalojar al amanecer
  • Solicitar permiso a la policía
  • Marchar al amanecer
  • Respetuoso con el medio ambiente
  • Evitar cocinar con gas
  • No acampar cerca de ríos o barrancos
  • No acampar en mitad de caminos
  • Revisar el terreno

Una sola tienda de campaña

A la hora de acampar con tienda debe de procurarse que solamente sea una y a ser posible de pequeño tamaño. El verde o el marrón son los colores más apropiados para pasar desapercibido o llamar un poco menos la atención, puesto que se integrarán mucho mejor con el entorno.

Acampar a última hora del día y desalojar al amanecer

Debe de procurarse montar la tienda al atardecer en las últimas horas del sol y quitarla al amanecer

Solicitar permiso a la policía

Si se va a campar en un pueblo o ciudad es importante pedir permiso a la policía o guardia civil y explicarle la situación. En caso de no hacerlo puede suceder que en mitad de la noche un agente de la guardia civil se acerque y le proporcione un pequeño e indeseable susto.

Generalmente, si antes de acampar habla con ellos, le aconsejarán el mejor sitio para hacerlo ya que suelen ser muy comprensivos.

Otra opción es hablar con los propios vecinos del lugar para que le recomienden un lugar donde dormir por una noche. En ocasiones los propios vecinos ofrecen su jardín o su propia casa para poder pasar la noche.

Marchar al amanecer

Si no se ha pedido permiso a la policía y esta le despierta a mitad de la noche, es importante explicarle que al día siguiente al amanecer uno ya partirá hacia otro destino. Lo más habitual es que sean comprensivos y entiendan la situación.

Respetuoso con el medio ambiente

Es primordial dejar el lugar donde se acampe igual o mejor que como uno lo encontró ya que es muy importante ser respetuoso con el medio ambiente.

Los amantes de la montaña, senderistas o cicloturistas tienen muy buena fama de dejar todo en perfectas condiciones. Es el código del buen campista.

Evitar cocinar con gas

A la hora de preparar el desayuno, comida o cena ha de tenerse mucho cuidado en cocinar con gas, sobre todo en temporada de riesgo de incendio.

Lo más aconsejable es evitar hacer fuego.

No acampar cerca de ríos o barrancos

No es aconsejable acampar cerca de ríos o barrancos. Lo que hoy está seco, en pocos minutos una fuerte tormenta puede convertirlo en una fuerte riada de agua.

No acampar cerca de ríos, o en mitad de caminos

Tampoco debe de acamparse en mitad de un camino o en zona de pasa de vehículos; ha de dejarse al menos 50 metros de distancia con la carretera.

Intentar ser discretos y no armar mucho ruido.

Revisar el terreno

Antes de instalar la tienda o acampar debe de revisarse el terreno y alrededores para asegurarse que no hay cerca colmenas de abejas, ganado ni otro tipo de peligro que uno suele pasar por alto.

Practicar la acampada libre es una experiencia realmente increíble y mucho más sencilla de lo que parece.

Gracias a la acampada libre, uno llega a conseguir ese grado de libertad e independencia que le hace ser feliz, ser prácticamente autosuficiente sin echar en falta nada.

Una vez pernoctado varias noches al raso, uno acaba acostumbrándose a dormir sin estar pendiente de los ruidos de la noche, ni tampoco irá obsesionado en cómo llegar hasta un camping y podrá disfrutar de los encantos que ofrece la naturaleza.

Encontrado el lugar para pasar la noche, es importante no hacerse notar, pasar lo más inadvertido posible, y sobre todo dejar el lugar como mínimo igual o mejor de cómo estaba antes de acampar.

En estos casos en los que a uno le apetece disfrutar de las vistas que le brinda el paisaje, tan solo es necesario instalar la tienda y listo.

Llevar un saco de montaña de primavera o verano para el buen tiempo, una esterilla para aislar del frío y humedad del suelo, linterna frontal, ropa adecuada, son algunos de los elementos que no deben de faltar.

Si es posible, es aconsejable llevar una pequeña silla ligera de poco peso de menos de 1 Kilo, que no ocupe mucho espacio, que sea cómoda (a ser posible con respaldo) y resistente ya que permite aumentar el nivel de confort.

La acampada libre es segura. Al principio uno puede llegar a sentir miedo, pero es importante saber que el miedo es una emoción que aparece sobre todo al principio y desaparece cuanto menos caso se le hace.

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito de compra
Ir arriba